Leen todos tus correos, lo sabes ¿verdad?

Leen todos tus correos, lo sabes ¿verdad?

Lo tenemos asumido, o tal vez no queremos verlo, pero… ¿de donde viene la publicidad contextual? Queremos disfrutar de servicios en la red sin pagar un solo peso, y nos fuimos acostumbrando a eso, de hecho, es el funcionamiento habitual en la web. Son muy pocos los “Servicios Premium” que se han abierto camino en un mercado acostumbrado a disfrutar del todo gratis. Pero… ¿realmente lo es? La lógica nos dice que no.

La mayoría de los servicios en la red que se presentan como gratuitos al usuario, están obteniendo una contrapartida con su consentimiento (o sin él). En la mayoría de los casos suele tratarse de publicidad insertada en los productos o servicios que estamos disfrutando (los clásicos banners) aunque en otras ocasiones las marcas “trafican” con nuestro activo más valioso: la privacidad.

Y Google sabe hace rato de esto. Conocemos al gigante de Mountain View como artífice de la madre de todos los buscadores con su mágico algoritmo que lo ha llevado a lo más alto en el firmamento de la red. En torno a esta poción mágica ellos han tejido toda una gama de productos y servicios que tienen un común denominador: ofrecer un soporte adicional en el que colocar sus anuncios, lo que realmente ha hecho colosal a la firma. La realidad, es que muchos la conocen y la tratan como una exitosa agencia de publicidad más que como proveedora de servicios. Y uno de sus productos ha sido criticado por Microsoft: nos referimos a GMail. A estas alturas no te descubrimos nada nuevo, pero los “bots” de Google leen todos tus correos, lo sabías, ¿no?

Uno no puede evitar una extraña sensación en el estomago cuando, al recibir un correo en el que se le proponen unas vacaciones, en el lado derecho aparece toda una colección de anuncios de hoteles en la playa, vuelos baratos o toda clase de servicios relacionados, curiosamente, con las vacaciones. Sí, es cierto, se trata de un “bot” y nadie en su sano juicio puede pensar que una persona está con la lupa en Googleplex examinando todos y cada uno de los correos que circulan por los servidores de la firma. Pero sin embargo, la gran mayoría de los usuarios de GMail desconocen que sus correos son sistemáticamente escaneados y en base a lo que haya escrito, se presenta la publicidad contextual. Y hay cifras que contrastan estos datos: el 70% de los usuarios de proveedores de correo en la web desconoce que sus sistemas “leen” sus mails, y un 88% desaprueba esta práctica tan extendida.

privacidad_en_google-450x297

Es posible que Microsoft haya visto una oportunidad sólida de promocionar su servicio de correo Outlook.com teniendo estos datos en la mano, o al menos pretender que haya un vuelco de usuarios de GMail a su recién estrenado servicio. Además, estos muchachos son muy dados a meter el dedo en el ojo a Google con ácidos anuncios que siempre generan controversia, pero de los que desconocemos la utilidad real en cifras.

Pero a lo que íbamos: en este reparto de papeles, el líder, GMail, se presenta como una suerte de Gran Hermano que lee letra a letra tus correos más íntimos, explotando su contenido para ofrecerte anuncios que, sobre el papel, son más efectivos. Por otro lado, el contendiente, Outlook.com, se ofrece al mercado como una alternativa limpia de polvo y paja: ellos no leen el contenido del correo, ofreciendo al usuario unos servicios muy similares. Claro, queda el tercero en discordia… Yahoo Mail, pero estos hicieron un convenio con los de Google para que estos pongan publicidad mientras lees tranquilo tus mails. Así que en esta batalla, como veremos, nada es lo que parece.

Por un lado ¿realmente se invade la privacidad de un usuario cuando es un programa el que analiza las palabras redactadas y ofrece de forma totalmente automatizada e impersonal publicidad con un contenido vinculado al cuerpo del correo? La primera reacción puede ser de indignación, pero en una segunda lectura uno puede comprender que ése sea el precio a pagar por contar con un servicio totalmente gratuito con todo el costo que eso conlleva. Y no todos son tan buenos como parecen: Microsoft hace algo parecido ya que, aunque no llega a leer los correos electrónicos, sí ofrece publicidad contextual en base a los datos personales del usuario (en el momento del alta) y lo que es más importante, a su historial de búsquedas ¿Hay realmente una diferencia para el usuario? Los de Redmond creen que sí y han accionado la artillería pesada con la campaña Scroogled

google-microsoft

Google no ha tardado en responder a este nuevo ataque con una explicación muy aclaratoria: “La publicidad hace que los múltiples servicios que ofrece Google sean gratuitos para el usuario”, para continuar afirmando que se tratan de procesos automatizados: “ni una sola persona accede al contenido del correo electrónico, sino que se trata del mismo algoritmo que determina si el contenido es spam el que ofrece una forma de publicidad muy poco intrusiva”.

‘Leen’ todos tus correos, espían todo el contenido de lo que guardas en sus servidores, y eso que utilizan para poner una “inofensiva publicidad”, ¿para que más lo usan?, ¿son solo ellos quienes espían?

Hay quien me pregunta… ¿te importa?, a mí sí, y a una empresa también debiera y, a un usuario final… también. O se olvidan de cuantos datos personales ponemos y algunos de ellos realmente cruciales: número de cuenta bancaria, número de tarjetas, fechas, gastos, y un largo etc….

Lo Gratis… termina saliendo Caro!!! Por supuesto existe una alternativa a esta situación… Pagar.

No Comments

Post a Comment